SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Celulosa, fibras y papel

Cuando se describe un papel muchas veces se mencionan términos técnicos que tienen que ver con la materia prima y con los procesos de fabricación del papel y al conocerlos podemos entender mejor sus propiedades y seleccionar el papel más adecuado para las diversas aplicaciones.

Celulosa

La celulosa forma parte de las paredes de las células de las plantas y de los tejidos que le dan sostén y estructura a las plantas.

La celulosa es usada en la industria del papel como materia prima para fabricar papeles y cartones. La obtención de la pasta o pulpa es el primer paso en la fabricación de papel.

Fibras cortas y largas

Aunque es posible fabricar papel a partir de plantas o vegetales como la caña de azúcar, el arroz, o el maíz, para la fabricación de papeles para impresión, las mejores fibras son las de origen leñoso, es decir, las fibras que provienen de los árboles.

Las especies de árboles de maderas blandas como el pino y el abeto producen fibras largas y éstas le dan resistencia, rigidez y flexibilidad al papel.

Las fibras de maderas duras como el álamo, abedul, haya, maple o eucalipto producen fibras cortas que sirven para producir papeles más lisos, suaves y con una superficie más pareja.

Para fabricar papeles con mejores características es frecuente que se mezclen distintos tipos de fibras.

Pasta química y pasta mecánica

Después de hacer la selección de la madera se le quita la corteza para después partirla en pedazos pequeños llamados “chips” de los que se obtendrá la pulpa mediante un proceso mecánico o químico.

En el proceso mecánico se hace una molienda de los “chips” de madera usando calor y agua hasta obtener las fibras, en este proceso no se elimina la lignina (la sustancia que une las fibras) y el papel resultante de esta pasta mecánica con el tempo toma una tonalidad amarilla.

La pasta mecánica es más barata que la química y tiene un color más obscuro. Tiene la ventaja de producir papeles de mayor opacidad, más fuertes y resistentes, debido a que las fibras no están tan degradadas como en la pasta química.

Se usa para fabricar papeles económicos como el papel periódico en donde no es necesario que conserve sus propiedades a lo largo del tiempo o para los cartones, en donde la fuerza y la resistencia es una característica deseada.

En el proceso químico se emplea un digestor (parecido a una olla express), en donde se aplica calor, presión y sosa hasta obtener la pasta química.

Esta pasta se usa para fabricar papeles de mayor calidad y duración y al estar libres de la lignina no se volverán amarillos con el tiempo.

Las pastas químicas al sulfato o proceso kraft se usan para fabricar papel y las pastas químicas al sulfito para fabricar papeles especiales u otros derivados de la celulosa.

Blanqueo

Después de obtener la pasta ya sea química o mecánica ésta no es totalmente blanca.

Para fabricar papeles para impresión se requiere de un proceso de blanqueo de la pasta ya sea mecánica o química mismo que se puede hacer con oxígeno o cloro.

Cada vez es más frecuente que los papeles se blanqueen en procesos sin cloro, lo que es mucho más amigable con el medio ambiente y se evita la formación de compuestos clorados que son dañinos para el medio ambiente. Estos procesos libres de cloro se describen en los papeles como ECF “Elemental Chlorine Free” o TCF “Total Chlorine Free”.

En Pochteca contamos con una amplia variedad de papeles y cartones para tus proyectos de impresión, así como un curso de capacitación de papel donde se explican estos términos a profundidad.