Dureza del agua y detergencia

Al ser el agua un recurso natural indispensable,  la calidad de esta es un asunto de suma importancia y puede tener diferentes características dependiendo del origen.

El agua calcárea o dura tiene minerales disueltos  por lo general calcio y magnesio en diferentes concentraciones. Se considera agua dura a la que tiene una concentración superior a 120 mg de CaCO3 por litro.

El inconveniente del agua dura es de tipo práctico ya que no se considera que tenga repercusiones en la salud, pero las altas concentraciones de minerales en el agua causa acumulaciones, incrustaciones y costras de minerales en las tuberías.

En los  procesos industriales, el exceso de carbonato de calcio puede ocasionar costras en tuberías, calderas y contenedores y dificultar los procesos o dañar los equipos.

El agua con exceso de minerales pueden disminuir la operación y la vida útil de  los electrodomésticos.

En el caso de las planchas de vapor se recomienda el uso de agua destilada,  porque el agua corriente contiene minerales ya que estos con el tiempo se acumulan en los conductos por los que sale el vapor.

El agua dura también dificulta el aseo personal ya  que evita que productos de cuidado personal como champú, jabón y pasta de dientes generen espuma.

En el lavado de la ropa la dureza del agua  evita la formación de espuma, en los lugares donde el agua es dura es mejor usar detergentes que jabones por la forma en que actúan mediante tensoactivos y surfactantes serán más efectivos que el jabón.

Para evitar que la rigidez en la ropa los suavizantes pueden minimizar los efectos del agua dura.

Fuentes:

Aguas duras y blandas

Problemas del agua dura