SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Materias primas, origen de los bienes de consumo

En la vida actual disponemos de un sinnúmero de bienes de consumo que permiten exceder por mucho las necesidades básicas del ser humano.

Es tan natural obtener con facilidad todo lo que necesitamos que incluso llegamos a olvidar el origen y la cadena de suministro que permite tener todos estos bienes a nuestra disposición y una  vida más confortable que la de ninguna generación anterior.

Casi nunca nos detenemos a pensar cuál es el origen de estos productos que tenemos tan a la mano. Por ello,  recordemos que los productos antes de llegar a nosotros recorren un largo camino hasta nuestros  hogares.

La naturaleza es la fuente de las materias primas que después de ser transformadas llegan a nosotros en forma de alimentos procesados, muebles, electrodomésticos, productos de limpieza, y bienes tecnológicos, entre otros­.

Nuestro planeta es un lugar rico en recursos naturales, que pueden ser renovables,  no renovables o inagotables.

Los recursos naturales renovables son los que se pueden mantener  a lo largo del tiempo como los animales, vegetales, agua y suelo. Su explotación racional permite que siempre estén disponibles.

Los recursos naturales no renovables, son los minerales, los metales, el gas natural y el petróleo. Su explotación va disminuyendo la cantidad disponible del recurso hasta su agotamiento.

Los recursos naturales inagotables son los que no se agotan como el sol, el viento, las mareas y la energía geotérmica.

La cadena que nos provee de los bienes necesarios inicia en las actividades del sector primario, este sector comprende la  ganadería, la pesca, la caza, la explotación forestal y la agricultura.

Estas actividades obtienen los productos primarios es decir las materias primas en bruto. Explotan lo que ofrece la naturaleza sin hacerle una transformación.

La actividad de este sector, se remonta a la era paleolítica donde comenzó a practicarse la caza y la recolección de las materias primas que permitían cubrir las necesidades más básicas como el vestido y alimentación.

El sector secundario, es el sector industrial, e incluye a la construcción, la explotación de minerales, la extracción de petróleo y gas.

Al principio, la transformación de las materias primas en bienes era de forma manual y unitaria. Los artesanos fabricaban los bienes necesarios de la época previa a la Revolución industrial. En el s. XIX se detonó el cambió en este sector. Se implementó la  producción en serie y por primera vez se usaron máquinas y energía  en la transformación de las materias primas En la primera etapa de la Revolución Industrial se usaron vapor, carbón y  hierro. A partir de  1860 se usaron también el acero, la electricidad y el uso de productos químicos en los procesos industriales.

La industria de manufactura ha tenido desde entonces una constante evolución. De la mano de la ciencia y la tecnología la industria se ha vuelto cada vez más especializada para cubrir necesidades cada vez más sofisticadas de la población.

La industria alimentaria, de bebidas, textiles, prendas de vestir, la industria química, y la tecnológica, entre muchas otras son las principales demandantes de materias primas. Constituyen algunos de los sectores más importantes y se han convertido en el núcleo de la economía moderna.