SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Papeles Texturizados, papeles para grandes ocasiones

Se puede decir que los papeles texturizados pertenecen a la aristocracia de los papeles por ser los papeles más finos.

Los papeles texturizados se distinguen por su apariencia visual y  algunos de ellos están dotados de una superficie grabada en relieve con diferentes patrones o marcas de agua.

Se usan para dar una connotación distinguida a una pieza o cuando es necesario que destaque por su elegancia; el papel texturizado es un recurso esencial para reforzar el mensaje de que se trata de algo importante y especial, el resultado es una pieza de alta calidad.

Existen varias técnicas que emplean los fabricantes para que los papeles texturizados obtengan esa apariencia: Dentro de la máquina fabricación del papel se puede aplicar textura mientras la pasta aún está húmeda al pasar por un cilindro con un patrón o marca para que quede en el papel o bien pasa por una malla metálica que deja una marca característica.

Cuando el papel ya ha secado mediante un proceso extra. Se pasa el rollo de papel por un cilindro que tiene realzado un patrón al presionar contra el papel le transfiere la textura o gofrado en relieve.

Con esta técnica se pueden aplicar gran variedad diseños con patrones lineales, punteados, patrones de tipo textil, entre otros.

Algunos papeles texturizados al tacto son lisos pero se les han agregado fibras visibles que se aprecian como pequeños puntos o hilos que enriquecen el aspecto del papel.

A este tipo de efectos especiales en el papel se le llama también terminado o  acabado; es la característica visible de la superficie que se aplica a los papeles texturizados.

Algunos de los acabados más usados son:

Vitela  (Vellum):

La textura es casi lisa con una textura muy sutil que recuerda a un pergamino.

La palabra “Vélin” en  francés antiguo significaba cuero de novillo. Es una textura inspirada en el pergamino o piel tratada para escribir, de muy alta calidad y durabilidad.

Verjurado (Laid):

El papel verjurado tiene unas líneas paralelas características que se marcan desde la fabricación cuando la pasta de papel pasa por una red metálica o cilindro de filigrana, compactando más algunas zonas la pasta del papel dejando un patrón de líneas sutiles que proporcionan un acabado clásico y elegante.

Cáscara de huevo (Eggshell):

Este acabado recuerda la superficie de un cascarón de huevo,  tiene una rugosidad muy sutil.

Lino (Linen):

Este efecto de relieve es similar a la trama de hilo muy parecido a una tela de lino es muy clásico y de mucha aceptación. Es una textura muy marcada de gran interés visual y táctil. Se aplica por presión fuera de la máquina de fabricación de papel.

Afieltrado (Felt):

En la máquina de papel originalmente se usaba un fieltro tejido de lana unido a la red que presionaba la pasta para quitarle humedad. Si el fieltro usado era muy rugoso quedaban ciertas marcas en el papel que le aportaba belleza, y aunque originalmente no fue intencional, actualmente se replica de forma intencional usando un rodillo de goma con un grabado tipo fieltro justo antes de que el papel entre a la sección de secado.

Los papeles artesanales como el amate que es un papel muy fibroso y algunos otros de fabricación manual  que se elaboran reciclando papel y algunas veces se les agrega hojas, flores, semillas no se pueden imprimir en offset ni con medios digitales  únicamente son aptos para serigrafía o para pintar o rotular a mano a diferencia de los papeles texturizados que son aptos para todo tipo de impresión y acabado.