SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Renueva tu imprenta y cuida al planeta, certíficala FSC®

Certificarse FSC®, el valor de cuidar al medio ambiente e incrementar la competitividad

Durante el siglo XX se empezó a tomar más conciencia de los daños que la industrialización le causaba al medio ambiente, Décadas de cifras alarmantes en cuanto a la deforestación dieron como resultado movimientos como el que se convertiría en lo que hoy es el Forest Stewarship Council (FSC®) o Consejo Forestal Mundial.

En 1990 un grupo de usuarios, comerciantes de madera y representantes de organizaciones ambientalistas se reunieron en California. Este grupo vio la necesidad de contar con un sistema que pudiera identificar a los bosques manejados sustentablemente y los productos derivados de la madera que fueran fabricados de manera responsable.

Después de realizar consultas en diez países en búsqueda de crear un sistema de certificación de alcance mundial, en 1993 en Toronto, Canadá se llevó a cabo la reunión que fundó al FSC®, con la misión de promover un manejo ambientalmente adecuado, socialmente benéfico y económicamente viable de los bosques del mundo.

Hoy, 21 años después, la superficie forestal certificada y apegada a los principios del FSC® está aumentando, a la par que la conciencia individual y colectiva.

Las organizaciones están más dispuestas que nunca a reducir su impacto ambiental. Empresas de clase mundial cuentan con un plan de sustentabilidad con iniciativas globales que incluyen acciones en todos los niveles de la empresa.

Para que las acciones de este tipo alcancen un beneficio real en el medio ambiente, es necesario que toda la cadena de suministro y uso tenga la misma conciencia: productores, transformadores, distribuidores y consumidores de los productos maderables deben conocer y apegarse a estos principios y aún mejor, adoptar la certificación.

Aunque estos esfuerzos permearon primero en los productores de la madera, cada vez va alcanzando a más eslabones de la cadena, incluso a los del final.

Si los consumidores demandaran sólo productos forestales de organizaciones que se apegan a procesos de aprovechamiento sustentable de los bosques, más eslabones de la cadena productiva tendrían interés para beneficiarse de éstas prácticas.

Las imprentas y el reto del futuro

Las imprentas en la era de la digitalización enfrentan retos muy grandes, por lo que deben mantenerse competitivas y capitalizar todos los recursos para estar vigentes.

Aún hay muchos mitos sobre los productos derivados de la madera, en especial del papel, cuando en realidad estos productos son totalmente sustentables porque provienen de fuentes renovables. No es muy difundido que los medios digitales pueden tener un impacto más grande en el medio ambiente que los medios impresos.

Certificarse FSC® ofrece valores agregados

Ser una imprenta certificada otorga buena reputación, ya que los clientes perciben que la empresa es responsable y se preocupa por el medio ambiente, ya que usa papeles certificados. Esto es un capital invaluable, es un buen diferenciador y promueve la competitividad.

Es una gran ventaja competitiva

En una época tan complicada por el avance de los medios digitales, la competencia global y la lucha por la estabilidad de los precios, el contar con una certificación como la que ofrece el FSC®, permite ampliar la oferta de valor al incorporar impresos certificados justo en el momento en que las organizaciones empiezan a demandarlos para estar alineados a sus planes de sustentabilidad. Si usan papel certificado quieren poner la etiqueta FSC® en sus impresos lo cual sólo es posible si el impreso proviene de una imprenta certificada.

Retorno de la inversión

La creciente tendencia de conciencia ambiental es imparable. Estar certificado FSC® significa ponerse a la vanguardia de las tendencias del mercado, mejorar la imagen corporativa y permite ascender a un grupo selecto, con el poder de atraer a clientes distinguidos. Más clientes y de mejor categoría provocan que lo invertido en la certificación regrese en buenas ventas.