SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Repinte en la impresión

Un problema que se llega a dar en la impresión es, la transferencia de tinta del papel que sale impreso, al siguiente papel que cae encima, en ocasiones las hojas llegan a pegarse aunque la tinta ya esté seca, cuando sucede esto se le llama apelmazamiento.

Este problema se debe a dos factores, el primero es la tinta.

Las tintas de impresión offset en un primer paso, fraguan, (esto debe suceder en cuestión de segundos), el fraguado es cuando el vehículo de la tinta permea hacia el interior del papel, entonces los pigmentos se concentran en la superficie; en un segundo paso o fase, los pigmentos secan por oxidación y polimerización, esto quiere decir que endurecen o solidifican en la superficie del papel, lo cual puede tomar algunas horas.

El hecho de que los papeles se repinten se debe a dos factores, la absorbencia del papel y la tasa de fraguado de la tinta.

La absorbencia del papel, es una propiedad del papel.

Los papeles diseñados para impresión deben de tener un balance en cuanto a la absorbencia de la tinta, deben absorber los suficiente para que no se presente el repinte, pero no tanto que se opaquen los pigmentos, ya que es deseable obtener colores sólidos y brillantes que ofrezcan un buen contraste.

Los papeles no cubiertos tienden a absorber más la tinta en comparación de los papeles cubiertos, los pigmentos lucen más opacos en este tipo de papeles, algunas tintas metálicas pierden brillo.

Al ser la absorbencia de papel diferente en cada tipo de papel o incluso por lote, puede haber variabilidad, en cuanto al factor de la tinta, estas pueden formularse para que fragüen a diferentes velocidades.

La tinta debe de fraguar antes de que la próxima hoja caiga encima, si se presenta el problema, se puede regular el tiempo de fraguado de una tinta para corregir este defecto de impresión.