SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

La Importancia de los Lubricantes Industriales en la Industria Minera

Muchos de los materiales que son empleados por el hombre y la sociedad moderna han sido obtenidos mediante la minería, muchos otros necesitan productos mineros para su fabricación.

Actividades económicas primarias como la agricultura, la pesca y la silvicultura, no podrían llevarse a cabo sin herramientas y máquinas fabricadas con los productos de las minas.

La industria minera tiene que ver con el proceso de extracción, explotación y aprovechamiento de minerales que se hallan en la corteza terrestre con fines comerciales. Si se extraen metales de los minerales extraídos, la técnica se refina dando pie a diferentes tipos de técnicas metalúrgicas.

La minería genera el 45% del PIB mundial, directamente o a través del uso de productos que facilita a otras industrias. Lo anterior, dado que los ingresos que genera la industria contribuyen con el 11.5% del PIB global; los servicios a la minería con el 21 al 23%; y los fertilizantes para agricultura, combustible para transporte y los materiales para la construcción, combinados, llevan a que tal contribución supere el 45%.

¿Cuál es el punto de conexión entre la industria minera y la tribología?

Las empresas que están inmersas en la industria minera trabajan bajo las condiciones más severas y extremas del orbe. Los costos de inversión son enormes y la disponibilidad del equipo es crítica para sobrevivir a tales condiciones, de modo que el equipo y la maquinaria deben recibir el mantenimiento adecuado.

Como sabemos, la tribología es la ciencia y la tecnología que estudia la lubricación, la fricción y el desgaste de partes móviles o estacionarias. La lubricación, la fricción y el desgaste tienen una función fundamental en la vida de la maquinaria. Es la base para cada diseño de ingeniería y se puede afirmar que cualquier elemento de maquinaria depende de las consideraciones de la disciplina y de su constante evolución.

Por su parte, la minería es una actividad que requiere del uso intensivo de maquinaria pesada. Entendiendo por maquinaria pesada a toda maquinaria móvil, diesel, hidráulica y eléctrica, constituida por una serie de sistemas mecánicos operados bajo la protección de lubricantes industriales líquidos, como motores de combustión interna, compresores de aire, cajas de engranajes y por circuitos hidráulicos.

Maquinaria como dragas cavadoras, palas mecánicas y excavadoras son componentes fundamentales en las operaciones de minería. Debido a su tamaño y condiciones de operación, las cargas aplicadas a los aceites lubricantes y grasas son muy elevadas. De ahí que el análisis del aceite será la parte del proceso más importante de una estrategia proactiva.

Para proteger sus equipos de mejor manera necesitan de un lubricante industrial especializado. El propósito esencial de todo lubricante es la separación de dos superficies con deslizamiento relativo entre sí, de tal manera que no se produzca daño en ellas; disminuir la fricción entre piezas en movimiento, con el fin de que el desgaste sea menor y, como consecuencia, pueda prolongarse su vida útil, para estar un mayor tiempo en operación.

Las necesidades de lubricación de la industria minera varían desde el empleo de aceite hidráulico multipropósito para circuitos hidráulicos hasta lubricantes sintéticos, para evitar la oxidación y proporcionar una larga vida útil a la maquinaria (equipos para canteras, equipos para la preparación de materias primas, equipos de servicio y mantenimiento). Los lubricantes para engranajes complejos a menudo requieren que las dosis y los sistemas de aplicación sean supervisados por personal debidamente capacitado.

Los lubricantes sintéticos, debido a los avances tecnológicos y a los procesos químicos involucrados, son producidos con propiedades multigrado. Es decir, proporcionan un máximo rendimiento a altas y bajas temperaturas, en comparación con un lubricante mineral, soportando condiciones extremas sin pérdida de sus propiedades físicas y químicas durante un tiempo mucho mayor.

La vida útil del lubricante sintético es superior, además de resistir condiciones de operación más severas y extremas. Todo ello incrementa la confiabilidad de los equipos, a la par de ampliar el periodo de cambios de aceite, lo que es favorable para el cuidado del medio ambiente.