SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

La lectura en papel permanece

Los dispositivos electrónicos para lectura o e-readers aparecieron en el 2006 con el Sony Reader, seguido por el Kindle en 2007,  la lectura en este sistema se disparó con la aparición del iPad en 2010.

Después de varios años de estar en el mercado, los lectores que declaran únicamente consumen libros electrónicos son muy pocos.

Todo parece indicar que libro electrónico es una alternativa que va a coexistir junto al libro impreso, los que auguraban la pronta desaparición de la edición en tinta y papel no tuvieron razón.

Las  ventas de libros electrónicos no han tenido los aumentos esperados, las razones se han intentado explicar de diferentes maneras.

Los libros electrónicos no son necesariamente más baratos que los impresos,  la costumbre de leer en papel está más arraigada de lo que se pensaba.

Las ventajas de los libros electrónicos de almacenar muchos libros en poco espacio y la portabilidad de la información se diluyeron con el tiempo.

Las personas muy afectas a la lectura aprecian el libro en su carácter de objeto, disfrutan de la experiencia de la lectura el papel por las sensaciones que le acompañan y no están muy dispuestos a renunciar al tacto y el olor del papel, el peso del libro y sentir el avance de la lectura con el pasar de las páginas.

Las ediciones impresas han hecho su lucha por no desaparecer, haciendo ediciones que le den más valor como objeto o incluyendo junto con el libro artículos relacionados a la obra para dar un valor agregado.

Las personas descubrieron que no son excluyentes y pueden sacar provecho de los dos sistemas, pueden tener muchos libros almacenados en dispositivos electrónicos que no ocupen espacio y pueden tener ediciones impresas de colección de sus libros favoritos.