SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Los Lubricantes Industriales

Un lubricante es una sustancia que se introduce entre dos superficies en contacto y que se encuentran en movimiento para reducir la fricción entre ellas, aspecto que reduce el calor generado cuando existe movimiento. A esta propiedad de reducir la fricción se le denomina lubricación.

Otras propiedades de los lubricantes industriales que son ampliamente usadas en la industria son: la capacidad de transmitir fuerzas debido a su poca o nula compresibilidad, la habilidad de poder transportar material a través de maquinaria que utiliza lubricante y el poder enfriar o calentar superficies principalmente.

Las incontables y diversas necesidades de lubricación existentes en los diferentes procesos de la industria moderna han conducido a la investigación y desarrollo de una gran variedad de aceites lubricantes.

Actualmente podemos considerar dos grandes grupos de lubricación industrial: los aceites lubricantes conformados por aceites aditivos y las grasas lubricantes constituidas también por aditivos, jabones cálcicos y líticos considerados agentes espesantes que dan cuerpo a la sustancia. Estos lubricantes pueden ser líquidos, sólidos o semisólidos.

Tanto los aceites como las grasas se denominan de acuerdo al origen o forma de producción de sus componentes mayoritarios. Hablamos de aceites minerales cuando éstas se obtienen del petróleo crudo a través de un proceso convencional de refinación por destilación y o de hidrogenación y de bases sintéticas cuando son fabricadas mediante un proceso de polimerización de olefinas, además de reacciones de otros compuestos químicos para obtener otro tipo de bases sintéticas. Generalmente las bases sintéticas son de mayor calidad y  precio que las minerales.

Para seleccionar entre grasas y aceites minerales hay que considerar las diferentes características de los procesos de producción.

Se preferirá usar grasa lubricante cuando:

  • Se requiera una mayor adherencia del lubricante a la superficie.
  • Se necesite un mejor sellado y aislamiento del medio.
  • Se quiera una excelente protección contra el desgaste.
  • Se precise una superior lubricación frente a un alto torque y baja velocidad.
  • Se persiga una máxima protección contra la corrosión.
  • Se trabaje en un amplio rango de temperaturas de operación.
  • Se quiera una mejor absorción de ruido y vibraciones.
  • Se necesite una menor migración del punto de lubricación.

Y se elegirá un aceite lubricante cuando:

  • El sistema requiera la eliminación de calor a través del lubricante.
  • Durante la producción se generen partículas contaminantes y de desgaste que requieran ser extraídas en el lubricante.
  • Existan regímenes de velocidad muy altos, donde es requisito un lubricante de dinámica muy ligera.

Los lubricantes líquidos, también llamados aceites lubricantes, actualmente son los más utilizados en la industria. Para que desarrollen una adecuada lubricación en los cuerpos mecánicos deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Mantener las superficies en movimiento separadas mediante una pequeña película continúa entre ellas que impida su contacto en cualquier condición de carga, temperatura y velocidad.
  • Actuar como líquido de enfriamiento.
  • Poseer una estabilidad térmica y a la oxidación que evite su degradación durante su tiempo de vida.
  • Proteger las superficies de ataques químicos de agentes atmosféricos o subproductos agresivos.
  • Impedir la formación de depósitos y/o evitar que se dispersen en el fluido.

La propiedad más importante que se mide a un aceite lubricante es la viscosidad. Ésta, por definición, es la resistencia del fluido a fluir. La viscosidad tenderá a disminuir al aumentar la temperatura y viceversa.

Los principales lubricantes industriales son:

Aceites hidráulicos: Los cuales permiten transmitir una presión de un lado a otro del sistema. Se usan principalmente en maquinaria hidráulica como palas mecánicas, revolvedoras, sistemas de navegación en naves y aviones, etc.

Aceites para engranajes: Se usan principalmente para disminuir la fricción y eliminar calor dentro de transmisiones mecánicas.

Aceites para turbinas: mantiene girando sus componentes con el mínimo de fricción y el máximo de velocidad.

Aceites para compresores: Permiten transmitir grandes presiones a la vez que eliminan calor del sistema.

Aceites industriales para herramientas de corte metálico: Una de las ventajas y funciones que tiene este lubricante es que al momento de hacer contacto con las herramientas que se utilizan para el corte, facilitan la fricción de los materiales, además de evitar la oxidación de los mismos y beneficia el enfriamientos de las herramientas en lapsos cortos para su reutilización.