SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

¿Por qué es importante conocer el hilo del papel?

Los sustratos celulósicos: papeles, cartones y cartulinas, están formados por fibras, estas pueden ser fibras cortas o largas.

Las fibras que proceden de especies de madera dura como el arce o el roble son fibras cortas, de 1 mm de largo aproximadamente y las fibras provenientes de árboles de madera blanda como las de especies coníferas como el pino o el abeto, son fibras largas de 2 a 4 mm.

Los materiales elaborados con fibras largas tienen mayor resistencia, esta característica es deseables en papeles o cartones para elaborar bolsas o cajas.

Las fibras cortas producen papeles más lisos, una característica deseable en impresión.

Es común que los papeles estén fabricados con una mezcla de fibras para dar características precisas a los sustratos.

Orientación de las fibras o del hilo

Durante el proceso de elaboración de papel, las fibras se alinean en la dirección que corre la máquina, por eso se llama hilo, grano o dirección de la máquina.

Al igual que en el procesamiento de la madera se trabaja en dirección de la veta, en los procesos de transformación del papel se trabaja a favor o en el sentido del hilo, en impresión, plecado, troquelado y encuadernado.

Los pliegos u hojas de papel tienen un lado más largo, si las fibras son paralelas a ese lado, es un papel de grano largo y si las fibras son paralelas al lado más corto de papel, es un papel de grano corto.

El papel se dobla más fácilmente paralelo al hilo, si un plecado se hace a contrahilo, puede quebrar papel.

Está información generalmente viene en la ficha del fabricante, para uso de los impresores.