SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Propiedades del papel: porosidad

El papel es un material muy poroso en el que un alto porcentaje está compuesto de aire en algunos los papeles más compactos el aire va del 15 a 35% a un 60 a 70% en papeles voluminosos.

La mayor o menor porosidad de un papel está relacionada con sus componentes y con el proceso de fabricación.

Los papeles elaborados con fibras largas producen papeles más porosos mientras que las fibras cortas se compactan más en las mismas condiciones de fabricación más dejando menos espacio para el aire.

Durante el proceso de la fabricación del papel el proceso de calandrado compacta el papel influyendo en la porosidad.

El uso de cargas en la fabricación de papel disminuye la porosidad ya que estas rellenan espacios.

Los papeles para filtrado y papeles absorbentes son los más porosos ya que están fabricado para absorber y permitir el paso de líquidos.

Los papeles sin recubrir tienen una porosidad media en estos papeles las tintas de impresión se absorben y penetran más en los poros, llegando a las fibras y las tintas lucen más opacas también la aplicación de adhesivos u otros recubrimientos puede no ser muy efectiva.

Los papeles recubiertos son poco porosos ya que este tratamiento tiene el propósito de crear una capa que sea apta para recibir tintas de impresión en la superficie, las tintas penetran en la superficie pero en espacios mucho más pequeños y el efecto es distinto ya que las tintas no son absorbidas por las fibras del papel, los pigmentos se quedan más concentrados en la superficie produciendo colores más brillantes.

Los papeles menos porosos tienen más tendencia a enroscarse y tienen menor estabilidad dimensional durante procesos como la impresión o conversión.

Existen pruebas para medir la porosidad de un papel que consisten en medir el tiempo que tarda en pasar cierta cantidad de aire por el papel o la velocidad a la que atraviesa un papel.