SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Serigrafía, un sistema de impresión flexible

La serigrafía es un sistema de impresión muy antiguo que tiene su origen en el estarcido.

Consiste en una malla  con áreas bloqueadas y permeables que permiten el paso de tinta con ayuda de un rasero para imprimir repetidamente el mismo diseño.

El nombre de serigrafía se debe a que en los inicios de esta técnica se usó una malla de seda para imprimir.

La serigrafía es un sistema muy versátil que permite el uso de cualquier sustrato, se pueden imprimir objetos tridimensionales y funciona para cualquier material: papel, madera, tela, plástico, cristal, no tiene límite de colores y  puede ser usado para impresos comerciales y artísticos.

Se pueden aplicar capas de tinta de diferentes grosores creando un efecto de relieve, es un sistema de impresión tan flexible que posibilita experimentar con la mezcla de  tintas para hacer degradados y también se puede imprimir en cuatricromía.

Es un sistema que da pocos problemas si la tinta se deja secar bien, si la tinta se aplica en amplias superficies en ocasiones puede dar lugar a el ondulamiento del papel y puede afectar el registro.

Se pueden imprimir todo tipo de papeles sin importar el grosor, la porosidad del papel o de si tienen relieves o gofrados, papeles de fantasía o muy rugosos como los artesanales que algunas veces contienen semillas o son muy fibrosos y que no pueden imprimirse en otros sistemas son compatibles con la serigrafía.

Los formatos dependen del tamaño del marco pero en este sistema se puede  imprimir formatos muy grandes incluso para papel tapiz.

Anterior a los sistemas de impresión digitales la serigrafía era la opción para tirajes cortos, actualmente  muchas cosas se imprimen digital pero el aspecto es diferente.

Esta técnica es muy apropiada para  invitaciones, tarjetas de presentación, folders, etiquetas, carteles, letreros y señalización.

Es un sistema más artesanal, pero totalmente vigente por la versatilidad que ofrece.